Efraín Santiago Colón, Krimilda Nadal Colón y Efraín Santiago Nadal, apelantes, v. Supermercados Grande y A, B, C, aseguradora de nombre desconocido, apelados.

Número: AC-2004-20

Resuelto: 24 de enero de 2006

*801Joseph Santaella Várela, abogado de la parte apelante; William Nadal Colón, abogado de la parte apelada.

El Juez Asociado Señor Rebollo López

emitió la opinión del Tribunal.

El 29 de noviembre de 1997, a eso de las 6:00 p.m., mien-tras se encontraba en el estacionamiento del Supermer-cado Grande de Santa Isabel esperando a que su novia, Amarilis Colón Vázquez, saliera del establecimiento, el jo-ven Efraín Santiago Nadal fue objeto de un intento de “carjacking” perpetrado por dos individuos armados. Durante *802éste recibió un golpe en la sien y varios impactos de bala, lo que provocó que tuviera que ser trasladado al Hospital de Distrito de Ponce/1)

Al llegar al hospital, el perjudicado se encontraba en estado crítico, con mucho dolor e inestabilidad en sus sig-nos vitales. Durante la evaluación médica se observó que tenía un impacto de bala en el lado derecho del abdomen y otro en el área de la rodilla en el muslo derecho, lo que provocó la fractura de su fémur. Además, se le practicó un CT Sean para determinar el posible daño ocasionado por el golpe en la cabeza y se le entubó sin anestesia. Finalmente, se le extrajo la bala de la rodilla, también sin anestesia/2)

Así las cosas, el 3 de noviembre de 1999 el joven Santiago Nadal, representado por sus padres Don Efraín Santiago Colón y Doña Krimilda Nadal Colón(3) presentó una demanda de daños y perjuicios contra Supermercados Grande y su compañía aseguradora. Reclamó que se le compensara por los daños físicos y las angustias mentales que sufrió como consecuencia del aludido intento de “car*803jacking” de que fue objeto en el estacionamiento del demandado. Argüyó que la causa de los daños que sufrió el día de los hechos fue la falta de vigilancia y la poca ilumi-nación que tenía Supermercado Grande en sus instalacio-nes, específicamente en el estacionamiento. Sostuvo, ade-más, que éste conocía la alta incidencia de criminalidad que había en Santa Isabel para esas fechas y de actos cri-minales anteriormente ocurridos en sus instalaciones y áreas circundantes.

El 10 de abril de 2000 Supermercado Grande contestó la mencionada demanda negando la mayoría de las alegaciones. Adujo que, conforme a la jurisprudencia del Tribunal Supremo, no tenía responsabilidad alguna para con el demandante, ya que él

... no es un Centro Comercial Regional por lo cual no existe y resulta oneroso el exigirle el deber de proveer [u] ofrecer un grado de protección y seguridad independiente del que ofrecen las agencias de seguridad pública por actos delictivos de terceros. Apéndice, pág. 80.

Durante la etapa del descubrimiento de prueba, las par-tes llegaron a unas estipulaciones de hechos. Entre éstas, que para el 29 de noviembre de 1997 Supermercado Grande tenía el control del estacionamiento en sus instalaciones en Santa Isabel y que carecía de personal de seguridad en éste.

Durante el juicio se presentó prueba testifical y pericial relativa a los daños físicos y mentales, y el grado de inca-pacidad sufrido por el demandante. Asimismo, se presen-taron varios artículos de periódico, estadísticas criminales de la Policía de Puerto Rico y el testimonio del Sgto. Miguel A. Sosa, tendentes a demostrar el nivel de incidencia criminal existente en el pueblo de Santa Isabel, específica-mente en el sector donde ubica el Supermercado Grande.

En cuanto a este punto, el Tribunal de Primera Instan-cia estimó probado que el nivel de criminalidad era alto para esa fecha y que el personal de la Policía asignado a Santa Isabel no era suficiente para cubrir el pueblo entero. *804De igual forma, concluyó que entre los meses de febrero y noviembre de 1997 ocurrieron ocho incidentes de apropia-ciones de vehículos de motor y que cinco de ellos ocurrieron en el estacionamiento del Supermercado Grande, uno en un solar yermo frente a éste y los dos restantes en las cercanías. Asimismo, determinó que en agosto de 1997 un empleado fue víctima de dicho delito en las instalaciones del referido supermercado. Finalmente, indicó que el 11 de octubre de 1997 el Sr. Nestor Marrero Delfí había sido víc-tima de un “carjacking” en el estacionamiento del super-mercado y que de su testimonio surgió que luego del suceso “entró al Supermercado Grande y allí reportó el incidente y de allí le notificaron a la policía”.

Evaluada la prueba antes mencionada, el foro primario emitió sentencia en la que declaró con lugar la demanda y condenó a la parte demandada al pago de la suma total de $250,000 por todos los daños y perjuicios sufridos por el joven Santiago Nadal. El mencionado foro no hizo determi-nación alguna de temeridad, por lo que no le impuso par-tida de honorarios de abogado a Supermercado Grande.

Respecto a la alegación de Supermercado Grande en torno a que no tenía obligación de proveer seguridad a sus visitantes, pues no “cualificaba” como “Centro Comercial Regional”, el mencionado foro estableció que “[u]na entidad que opera un negocio con conocimiento de que han ocurrido actos delictivos en el área que controla, tiene el deber de implantar medidas de seguridad que dentro del concepto de lo prudente y razonable, garantice un grado razonable de protección a sus clientes” —(énfasis nuestro) Apéndice, pág. 72— y que al optar por no tener algún sistema de servicios o vigilancia, actuó negligentemente.

Asimismo, el aludido foro indicó que

[e]l hecho de no ser un “Centro Comercial Regional” no diluye este deber. Cuando se considera el historial delictivo en el área, la localización de la empresa comercial, la época del año, la naturaleza de la actividad comercial llevada a cabo, la falta de previsibilidad y la ausencia de las más elementales medidas *805de seguridad no cabe sino concluir que Supermercado Grande fue negligente en este caso y que debe responder por los daños y perjuicios solicitados. (Énfasis nuestro.) Apéndice, pág. 72.

Inconforme con dicha sentencia, Supermercado Grande compareció —vía recurso de apelación— ante el entonces Tribunal de Circuito de Apelaciones. Cuestionó la determi-nación del foro primario relativa a que tenía conocimiento de los actos delictivos previos ocurridos en su estaciona-miento, así como la imposición de responsabilidad para con el demandante, a pesar de no ser un “centro comercial regional”. Asimismo, adujo que incidió el foro de instancia al no imponerle algún tipo de responsabilidad al deman-dante y al evaluar el grado de incapacidad de éste.

A su vez, Efraín Santiago Nadal acudió —vía recurso de apelación— ante el foro apelativo intermedio. En su escrito sostuvo que el foro primario erró al no determinar que Su-permercado Grande fue temerario al defenderse de la ac-ción instada en su contra y negar responsabilidad.

Posteriormente, y tras ser solicitado por las partes, el foro apelativo intermedio consolidó los recursos antes mencionados. Así las cosas, el ahora Tribunal de Apelacio-nes dictó sentencia mediante la cual revocó la sentencia del foro de instancia y determinó que, a la luz de lo resuelto por este Tribunal en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, 132 D.P.R. 785 (1993), Supermercado Grande no tenía el deber de ofrecer seguridad adicional a la ofrecida por las agencias del orden público, ya que no era un “centro comer-cial regional”. De igual forma, el mencionado foro declaró “no ha lugar” la apelación presentada por el joven Santiago Nadal.

Insatisfecho con la referida decisión, Efraín Santiago Nadal acudió —vía recurso de apelación— ante este Tribunal. En su escrito alega que el aludido foro incidió al

... concluir que el Tribunal Supremo resolvió que: “la solución adoptada [en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, supra] al presente caso fue la de reconocer mi deber de proveer segu-*806ridad adicional solamente a cierto tipo de comercios, los cen-tros comerciales regionales” en conflicto con decisiones previas del Tribunal de Circuito de Apelaciones.
... concluir que Supermercado Grande en Santa Isabel es un negocio de menor escala que no tiene obligación de proveerle seguridad adicional a sus clientes o visitantes.
... concluir que no era previsible la ocurrencia del delito come-tido contra el demandante Efraín Santiago Nadal.
... desestimar el recurso KLAN200300690 presentado por la parte apelante solicitando la imposición de temeridad contra la parte apelante. Apelación, págs. 5-6.

Le concedimos a ambas partes un plazo para presentar sus respectivos alegatos. Unicamente compareció la parte apelante, por lo que le otorgamos a la parte apelada Super-mercados Grande un nuevo plazo para que cumpliera con nuestro requerimiento, advirtiéndole que de no hacerlo re-solveríamos el recurso sin el beneficio de su comparecencia. No habiendo comparecido ésta en el tér-mino establecido, procedemos a resolver el recurso sin el beneficio de su posición.

KH

Como es sabido, una persona o empresa que tiene un establecimiento comercial abierto al público debe tomar las medidas necesarias para que las áreas a las que tienen acceso sus clientes sean razonablemente seguras. En otras palabras, “el dueño u operador debe ejercer un cuidado razonable para mantener la seguridad de las áreas accesibles al público, para que, de ese modo, se evite que sus clientes sufran algún daño”. (Énfasis suprimido.) Colón y otros v. K-Mart y otros, 154 D.P.R. 510, 518 (2001). Véanse, además: Ramos v. Wal-Mart, 165 D.P.R. 6862 (2005); Soc. Gananciales v. G. Padín Co., Inc., 117 D.P.R. 94, 104 (1986). Este deber incluye la obligación de anticipar, así como la de evitar, que ocurran daños en el establecimiento. Véase Colón García v. Toys “R” Us, Inc., 139 D.P.R. 469, 473 (1995).

No obstante lo anterior, hemos reiterado que el *807dueño de un establecimiento comercial no tiene responsa-bilidad absoluta sobre cualquier tipo de daño sufrido por sus clientes. Colón y otros v. K-Mart y otros, ante. Por tal razón, para poderle imponer responsabilidad, el deman-dante tiene que demostrar que éste incurrió en un acto u omisión negligente que causó o contribuyó a los daños su-fridos por el perjudicado. Cotto v. C.M. Ins. Co., 116 D.P.R. 644, 650 esc. 9 (1985), citando a H. Brau del Toro, Los daños y perjuicios extracontractuales en Puerto Rico, San Juan, Pubs. J.T.S., 1980, Vol. 2, Cap. 12, pág. 64.

La responsabilidad de los establecimientos comerciales antes mencionada se evaluará conforme al Art. 1802 del Código Civil, 31 L.P.R.A. see. 5141,(4) el cual es la fuente de responsabilidad civil extracontractual en Puerto Rico. Dicho precepto dispone que todo perjuicio material o moral conlleva su reparación si concurren tres elementos básicos: (1) la presencia de un daño físico o emocional en el demandante; (2) que éste haya surgido a raíz de un acto u omisión culposa o negligente del demandado, y (3) que exista un nexo causal entre el daño sufrido y el acto u omisión. Mun. de San Juan v. Bosque Real, S.E., 158 D.P.R. 743 (2003); Colón y otros v. K-Mart y otros, ante; Montalvo v. Cruz, 144 D.P.R. 748 (1998).

Particularmente, en los casos en que el daño alegado se deba a una omisión, se configurará una causa de acción cuando: (1) exista un deber de actuar y se quebrante esa obligación, y (2) cuando de haberse realizado el acto omitido se hubiese evitado el daño. Administrador v. ANR, 163 D.P.R. 48 (2004); Elba A.B.M. v. U.P.R., 125 D.P.R. 294 (1990); Soc. Gananciales v. G. Padín Co., Inc., ante. Así pues, hemos resuelto que la pregunta de umbral en estos casos es si existía un deber jurídico de actuar de parte del *808alegado causante del daño. Véanse: Soc. Gananciales v. G. Padin Co., Inc., supra, pág. 106; Arroyo López v. E.L.A., 126 D.P.R. 682, 686-687 (1990).

Habida cuenta de lo anterior, la norma en estos casos establece que “si la omisión del alegado causante del daño quebranta un deber impuesto o reconocido por ley de ejercer, como lo haría un hombre prudente y razonable, aquel grado de cuidado, diligencia, vigilancia y precaución que las circunstancias le exigen” y el daño causado se debió a dicho deber omitido, cabrá imponerle responsabilidad al causante. Administrador v. ANR, ante, citando a Arroyo López v. E.L.A., ante, pág. 686.

Entre los deberes de actuar se encuentra el deber de cuidado. Este deber incluye,

... tanto la obligación de anticipar, como la de evitar la ocu-rrencia de daños cuya probabilidad es razonablemente previsible. “Pero la regla de anticipar el riesgo no se limita a que el riesgo preciso o las consecuencia exactas arrostradas debieron ser previstas. Lo esencial es que se tenga el deber de prever en forma general consecuencias de determinada clase.” Elba A.B.M. v. U.P.R., ante, pág. 309, citando a Ginés Meléndez v. Autoridad de Acueductos, 86 D.P.R. 518, 524 (1962).

Para poder determinar lo que constituye un daño razonablemente previsible, debemos acudir a la conocida figura del hombre prudente y razonable según definida en nuestra jurisprudencia. Elba A.B.M. v. U.P.R., ante; Ortiz v. Levitt & Sons, 101 D.P.R. 290 (1973). Como resultado de lo anterior, en el pasado hemos resuelto que “ [e]l deber de previsión no se extiende a todo peligro inimaginable que concebiblemente pueda amenazar la seguridad ... sino a aquel que llevaría a una persona prudente a anticiparlo”. Vélez Rodríguez v. Amaro Cora, 138 D.P.R. 182,189 (1995). Véase Hernández v. La Capital, 81 D.P.R. 1031, 1038 (1960).

De otra parte, y para poder determinar si un establecimiento comercial es responsable por los daños sufrí-*809dos por algún visitante causados por actos criminales de un tercero, hay que evaluar, en primera instancia, si el establecimiento tiene un deber de ofrecer seguridad adicio-nal a la que ofrecen las agencias de seguridad pública para garantizar la seguridad de sus clientes.

Como norma general, no existe un deber de proteger a otras personas de actos criminales de terceros. No obstante, existen situaciones en las que un demandado puede responder por dichos actos. Así, hemos sostenido que

... existen ciertas actividades específicas que conllevan un deber especial de vigilancia, cuidado y protección de quien las lleve a cabo hacia el público en general o hacia ciertas personas en particular. Esta responsabilidad, que genera un deber de cuidado mayor del exigible a una persona cualquiera, se fun-damenta en las circunstancias de la situación —entiéndase, el tiempo, el lugar y las personas— y en las exigencias de la obli-gación particular en la que se sitúan los involucrados. (Enfasis nuestro.(5)

Amparados en esta premisa, a través de los años hemos resuelto, a manera de excepción, que los hoteles, los hospitales y las universidades tienen una relación particular con sus huéspedes, pacientes y estudiantes, respectivamente, que los obliga a ofrecerles un grado de seguridad adecuado y razonable que procure garantizar su bienestar. Véanse: Pabón Escabí v. Axtmayer, 90 D.P.R. 20 (1964) (sobre los hoteles); Hernández v. La Capital, ante (sobre los hospitales); Elba A.B.M. v. U.P.R., ante (sobre las universidades). Por último, y de particular importancia para el caso de autos, en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, extendimos, también a manera de excepción, dicha responsabilidad a los centros comerciales regionales.

Como vemos, a través de los años este Tribunal ha ido ampliando el universo de entidades que deben hacer algo *810más que confiar en la capacidad de las agencias de seguri-dad del Estado para proteger a sus visitantes. Hoy nos corresponde evaluar si debemos imponerle dicha responsa-bilidad a un establecimiento comercial que no cualifica como centro comercial regional.(6) Veamos.

HH

En su primer señalamiento de error, el apelante cues-tiona la interpretación que le dio el foro apelativo interme-dio a nuestra opinión en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante. Alega que el mencionado foro erró al resolver que en dicho caso dispusimos que los únicos estableci-mientos comerciales que tienen el deber de ofrecer seguri-dad adecuada y razonable a sus clientes son los centros comerciales regionales. Tiene razón.

Como ya mencionamos, en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, establecimos, a manera de ex-cepción, que los centros comerciales regionales pueden ser responsables por los daños sufridos por sus clientes a consecuencia de actos criminales de terceros ocurridos en sus instalaciones. Asimismo, dispusimos que para poder imponerles responsabilidad tiene que haber una violación del deber de proveer adecuada y razonable vigilancia. A esos efectos, expresamos que dicho deber dependerá de la naturaleza de la actividad comercial llevada a cabo y de la naturaleza de los actos delictivos. Id., pág. 801.

Amparado en el mencionado caso, Supermercado Grande alegó que no tiene el aludido deber de vigilancia, ya que no es un centro comercial regional. No obstante, un análisis responsable y sosegado de nuestra opinión nos obliga a diferir de su posición.

*811En J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, al atender la controversia específica allí involucrada, expre-samos lo siguiente: “Hoy nos toca resolver, también a ma-nera de excepción, si un centro comercial regional (shopping center) podría ser responsable por los daños intencionales causados a las personas que frecuentan dicho centro por la conducta criminal intencional de un tercero.” (Enfasis nuestro.) Id., pág. 786.

Esto demuestra que el análisis allí expuesto estuvo diri-gido, únicamente, a evaluar si los centros comerciales regio-nales tenían el referido deber. Resulta claro, entonces, que en dicho caso no dilucidamos —por no estar ante nuestra consideración— si otro tipo de establecimiento comercial de menor escala podría tener el mencionado deber. Desta-camos, además, que en ningún lugar de la referida opinión diferenciamos —a los efectos de imponer responsabilidad— a los centros comerciales regionales de otro tipo de establecimiento. Dicho de otra manera, no liberamos de responsabilidad ni le conferimos inmunidad —ante actos criminales de terceros— a los establecimientos comerciales que no cumplieran con las características de los centros co-merciales regionales.

De otra parte, y además de lo resuelto en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, somos del criterio de que no existe fundamento alguno que apoye una diferenciación entre los centros comerciales regionales y otros establecimientos comerciales a la hora de imponer responsabilidad. El factor del tamaño y de la clasificación del establecimiento no debe ser determinante en el análisis de responsabilidad. Resaltamos que los diferentes comentaristas o tratadistas que se han expresado en torno al tema lo hacen sin establecer diferencia alguna en cuanto al tipo o tamaño del establecimiento comercial que podrá es-tar sujeto a la mencionada responsabilidad y utilizan términos generales como “business”, “business property”, “occupier-owner”, “commercial premises”, etc. Véanse, en-*812tre otros: G. Weissenberger, The Law of Premises Liability, 3ra ed., Cincinnati, Anderson Publishing Co., 2001; R.L. Cherry, Jr., Liability of Business Property Owners for Injury to Customers in Parking Lots by Criminal Attacks From Third Parties, 13 Real Est. L.J. 141 (1984); N.J. Landau y E.C. Martin, Premises Liability Law and Practice, Nueva Jersey, Ed. Matthew-Bender, 2005, Vol. 1, Cap. 4.(7)

Por su especial pertinencia para la interrogante que te-nemos ante nuestra consideración, traemos a colación las siguientes expresiones del reputado tratadista, Dan B. Do-bbs, respecto a la posible responsabilidad de los comercios, a saber: “The rule today is usually generalized to include all landowners who open their land to the public for business and to require them to use reasonable care even to protect against criminal acts of third persons.” (Énfasis nuestro.) D.B. Dobbs, The Law of Torts, West Group, 2001, Vol. 2, Sec. 324, pág. 876.

Somos conscientes de que lo resuelto hoy podría afectar tanto a los denominados negocios “grandes” como a los “pequeños”. Sin embargo, aclaramos y enfatizamos que la determinación de responsabilidad y de la adecuacidad de las medidas de seguridad tomadas dependerá de una evaluación de la totalidad de las circunstancias, caso a caso. Después de todo, el grado de cuidado que debe tener un propietario de un establecimiento comercial variará de acuerdo con la naturaleza del negocio y de sus instalaciones.

*813En conclusión, lo determinante al momento de evaluar si un establecimiento comercial tiene el deber de ofrecer seguridad adecuada y razonable a sus clientes y visitantes no es el tamaño ni la clasificación del establecimiento. Lo preciso será analizar la totalidad de las circunstancias del caso, en particular: (1) la naturaleza del establecimiento comercial y de las actividades que allí se llevan a cabo; (2) la naturaleza de la actividad criminal que se ha registrado y se registra en las instalaciones y en el área donde está ubicado el establecimiento, y (3) las medidas de seguridad existentes en éste. J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante.

I — i HH l — l

Habiendo expresado que Supermercado Grande no se libera de responsabilidad por el mero hecho de no ser un centro comercial regional, nos corresponde analizar el se-gundo y el tercer señalamiento de error. Los evaluaremos en conjunto por estar íntimamente relacionados.

En esencia, el apelante aduce que erró el foro apelativo intermedio al no imponerle responsabilidad a Supermer-cado Grande por entender que éste no tenía un deber de cuidado para con sus clientes y que los actos criminales a los que fue objeto no fueron previsibles. Nuevamente, le asiste la razón.

Para resolver esta controversia debemos determinar, en primera instancia, si Supermercado Grande —al tenor de lo explicado en la sección anterior— debía ofrecer a sus clientes algún grado de seguridad, adecuado y razonable, que pudiera evitar que éstos fueran víctimas de actos cri-minales intencionales perpetrados por terceros. De esto ser así, debemos evaluar si los hechos en los cuales el apelante resultó lastimado eran previsibles y si la seguridad ofre-cida por Supermercado Grande era razonable y adecuada.

A. En J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, *814recurrimos, por vía del derecho comparado, al derecho de daños de Estados Unidos, que ha abordado la cuestión que hoy nos ocupa. En particular, se ha señalado, en cuanto a la responsabilidad de los establecimientos comerciales por los actos de terceros o de animales, lo siguiente:

A possessor of land who holds it open to the public for entry for his business purposes is subject to liability to members of the public while they are upon the land for such a purpose, for physical harm caused by the accidental, negligent, or intentionally harmful acts of third persons or animals, and by the failure of the possessor to exercise reasonable care to
(a) discover that such acts are being done or are likely to be done, or
(b) give a warning adequate to enable the visitors to avoid the harm, or otherwise to protect them against it. 2 Restatement of the Law (Second) of Torts Sec. 344 (1965).

Asimismo, y en cuanto a la determinación de si existe un deber de vigilar las instalaciones del establecimiento, en la aludida sección se sostiene:

f. Duty to police premises. Since the possessor is not an insurer of the visitor’s safety, he is ordinarily under no duty to exercise any care until he knows or has reason to know that the acts of the third person are occurring, or are about to occur. He may, however, know or have reason to know, from past experience, that there is a likelihood of conduct on the part of third persons in general which is likely to endanger the safety of the visitor, even though he has no reason to expect it on the part of any particular individual. If the place or character of his business, or his past experience, is such that he reasonably anticipates careless or criminal conduct on the part of third persons, either generally or at some particular time, he may be under a duty to take precautions against it, and to provide a reasonably sufficient number of servants to afford a reasonable protection. (Enfasis nuestro.) Restatement of the Law (Second) of Torts, supra, Sec. 344(f).

Al interpretar dicha sección, en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, concluimos que el deber de proveer seguridad adecuada y razonable se puede deducir o inferir cuando el propietario del establecimiento tiene, o *815debe tener, conocimiento de que han ocurrido actos delicti-vos previos en el área bajo su dominio y control, o de que existen circunstancias que hagan que una persona pru-dente y razonable pueda anticipar la ocurrencia de tales actos. íd., pág. 798.

En el caso de autos, surge del expediente que el Super-mercado Grande de Santa Isabel —el cual era el único es-tablecimiento de su tipo que abría en horas de la noche en dicho pueblo— es un establecimiento de ventas al detal que atrae un gran número de público a sus instalaciones. También se desprende que para la fecha de los hechos —periodo prenavideño— el aludido establecimiento tenía el completo dominio del estacionamiento que ubica en sus instalaciones y que éste carecía de alumbrado adecuado y de guardias de seguridad. Por último, es un hecho estipu-lado por las partes que para la fecha de los hechos parte del mencionado estacionamiento era usado para vender ár-boles de navidad, lo que demuestra actos del apelado Su-permercado Grande dirigidos a aumentar tanto el flujo de personas en el lugar como los ingresos del negocio.

Además de lo anterior, el apelante presentó prueba en el juicio relativa a la incidencia criminal y a hechos delictivos ocurridos en las instalaciones y en las cercanías del Super-mercado Grande. Respecto a dicha prueba el foro de ins-tancia estimó probado que el personal de la Policía adscrito a Santa Isabel no era suficiente para cubrir las necesida-des del pueblo. Asimismo, concluyó que durante el 1997 el nivel de criminalidad en el mencionado pueblo era alto, ya que subsistía una pandilla de criminales conocida como “los Martínez” —cuyo líder vivía en el mismo sector donde ubica el supermercado— y su centro de operaciones era el pueblo de Santa Isabel.

Respecto a hechos delictivos ocurridos en el referido lu-gar, se desprende de la sentencia emitida por el foro de instancia que durante el tiempo transcurrido entre los me-ses de febrero y noviembre de 1997 ocurrieron ocho inci-*816dentes de apropiaciones de vehículos de motor en las peri-ferias de Supermercado Grande. De éstos, cinco ocurrieron en el estacionamiento de este comercio, dos en sus cercanías y uno en un solar yermo frente a éste. De igual forma, surge del expediente que el 11 de octubre de 1997 —cuarenta y siete días antes de los hechos del caso de autos— el joven Néstor Marrero Delfí fue víctima de un “carjacking” en el estacionamiento del apelado y que luego del incidente entró al Supermercado Grande, lo informó y de allí llamó a la policía. Esta situación indudablemente demuestra que el Supermercado Grande tenía conocimiento de hechos delic-tivos previos —de similar naturaleza — (8) ocurridos en sus instalaciones con anterioridad al incidente en el que se vio involucrado el apelante.

En vista de lo anterior, es forzoso concluir que la natu-raleza y actividad comercial de Supermercado Grande sin lugar a dudas crea el deber de ofrecer un grado de seguri-dad adecuado y razonable a sus clientes. Por un lado, es prácticamente el único establecimiento de esa índole en Santa Isabel y pueblos aledaños abierto en horas de la no-che y, por otro, fomenta y utiliza al máximo sus instalacio-nes para obtener beneficio económico.

Asimismo, en cuanto a la incidencia criminal y a la pre-visibilidad de actos delictivos en las instalaciones del Su-permercado Grande, el foro de instancia determinó correc-tamente que era razonablemente previsible la ocurrencia de sucesos delictivos intencionales de terceros que ocasio-naran daños a los clientes o visitantes del referido super-mercado; ello en vista de que éste conocía, o debía conocer, el alto nivel de delincuencia existente en el área donde ubica su establecimiento y de la ocurrencia de varios hur-tos de vehículos y un “carjacking” en su propio esta-cionamiento.

Por los fundamentos antes expuestos, somos del criterio *817de que, dadas las circunstancias particulares del caso de autos, Supermercado Grande tenía y tiene el deber de ofre-cer un grado de seguridad que proteja, adecuada y razona-blemente, a sus clientes y visitantes. Debemos recordar que, después de todo, los establecimientos comerciales ofrecen estacionamiento a sus visitantes con el propósito de atraerlos. Por tal razón, no creemos que resulte irrazo-nable que se le exija a los propietarios de dichos estableci-mientos que tomen las medidas necesarias para garantizar la vida y la propiedad de sus visitantes.

En vista de ello, y según lo mencionado anteriormente, debemos determinar si el apelado cumplió con dicho deber de proveer un grado razonable de seguridad.

B. Como vimos, es norma reiterada que un establecimiento comercial no es garantizador absoluto de to-dos los daños que puedan sufrir sus clientes mientras estén en sus instalaciones. Por tal razón, y como mencionamos en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, el mero hecho de que ocurra un hecho delictivo en las instalaciones de un establecimiento comercial y de que éste tenga el deber de ofrecer algún grado de seguridad a sus clientes y visitantes, de por sí no significa que automáticamente el establecimiento es responsable por los daños que pudieran ocurrir. Para poder imponer responsabilidad hay que evaluar la razonabilidad de las medidas de seguridad establecidas por el dueño del establecimiento.

En el caso de autos, luego de un análisis exhaustivo del expediente ante nuestra consideración, no encontramos prueba alguna que demuestre la existencia de seguridad en dicho supermercado. Por el contrario —según los hechos estipulados por las partes— no había guardias de seguri-dad en las instalaciones y —según las determinaciones de hechos del foro primario— no había un alumbrado ade-cuado en el lugar. Asimismo, el foro primario determinó que hubo ausencia de las más elementales medidas de se-guridad, situación que llama poderosamente la atención *818en vista de que se trata de una cadena de supermercados con obvia capacidad económica para hacerlo.(9)

Por esto, no es correcto tratar la controversia ante nos como una relativa a la adecuacidad o no de las medidas de seguridad adoptadas por el apelado. Lo procedente es con-siderar el caso como de falta absoluta de medidas de segu-ridad de parte del Supermercado Grande. Dada esta situa-ción, no nos queda otra alternativa que resolver que Supermercados Grande, teniendo el deber de actuar de cierta manera, no lo hizo, por lo que incurrió en una omi-sión que puede acarrearle la imposición de respon-sabilidad.

C. Para resolver si Supermercado Grande debe ser responsable por los daños sufridos por el apelante, lo único que queda por determinar es si, de haberse provisto alguna medida de seguridad adecuada, se hubiera evitado el daño sufrido por el apelante. Contestamos dicha interrogante en la afirmativa.

Como se sabe, la doctrina de daños y perjuicios extracontractuales tiene inmerso el principio de la causalidad adecuada. Esto es, la relación entre el daño y su autor, que a su vez indica “¿cuál sería la causa próxima del accidente?” Negrón García v. Noriega Ortiz, 117 D.P.R. 570, 575 (1986). De este modo, un daño podrá considerarse como el resultado probable y natural de un acto u omisión negligente, si luego del suceso —mirándolo retrospectivamente— éste parece ser la consecuencia razonable y común de la acción u omisión de que se trate. Véase: Administrador v. ANR, ante; Montalvo v. Cruz, ante, págs. 756-757.

En otras palabras, “no es causa toda condición sin la cual no se hubiera producido el resultado, sino la que ordinariamente lo produce según la experiencia *819general”. Soc. de Gananciales v. Jeronimo Corp., 103 D.P.R. 127, 134 (1974), citando a J. Santos Briz, Derecho de Daños, Madrid, Ed. Rev. Der. Privado, 1963, pág. 215 et seq. Véanse, además: López v. Dr. Cañizares, 163 D.P.R. 119 (2004); Elba A.B.M. v. U.P.R., ante, pág. 310; Jiménez v. Peregrina Espinel, 112 D.P.R. 700, 704 (1982). Así, para determinar cuál fue la causa del daño, el demandante tiene que probar que la omisión del demandado es la que con mayor probabilidad ocasionó el perjuicio reclamado.(10)

Respecto a la controversia hoy ante nuestra consideración, hemos expresado que habrá responsabilidad por daños causados por actos criminales de terceros en situaciones en la que está involucrada, entre otras, la relación entre el invitante y visitante de negocios “sólo si el demandado es negligente en no tomar precauciones contra el posible criminal; esto es, si el riesgo previsible es de dimensión irrazonable comparado con el peso de tomarlas”. (Enfasis nuestro.) Estremera v. Inmobiliaria Rac. Inc., 109 D.P.R. 852, 858 esc. 6 (1980).

A nuestro juicio, en el caso de autos ha quedado demos-trado que la total ausencia de medidas de seguridad en las instalaciones de Supermercado Grande fue la causa que con mayor probabilidad permitió la ocurrencia del daño sufrido por el apelante. Quedó establecido que el apelado, conociendo o debiendo conocer de la actividad criminal en el área y de hechos delictivos previos ocurridos en sus ins-talaciones, se cruzó de brazos y no estableció medida de seguridad alguna que previniera o intentara prevenir la re-petición de este tipo de sucesos en su establecimiento. Cier-*820tamente, no es descabellado inferir que alguna medida de seguridad tomada por el apelado hubiera servido como disuasivo para los delincuentes. En conclusión, dicho compor-tamiento fue negligente y totalmente incompatible con la conducta que debe esperarse de la figura de la persona prudente y razonable. En vista de ello, no hay duda de que se cometieron los señalamientos de error segundo y tercero.

IV

En su último señalamiento de error, el apelante sostiene que el foro primario erró al no hacer una determinación de temeridad en contra del Supermercado Grande.

Es norma reiterada que la imposición de honorarios de abogado sólo procede cuando una parte ha actuado con temeridad o frivolidad. Al respecto hemos expresado que el propósito de la determinación de temeridad y la eventual imposición de honorarios de abogado es “penalizar ‘... al litigante perdidoso que por su terquedad, obstinación, contumacia e insistencia en una actitud desprovista de fundamentos, obliga a la otra parte, innecesariamente a asumir las molestias, gastos, trabajo e inconvenientes de un pleito’ ”. O.E.G. v. Román, 159 D.P.R. 401, 418 (2003), citando a Domínguez v. GA Life, 157 D.P.R. 690, 706 (2002).

En otras palabras, la conducta temeraria que acarrea la imposición de honorarios de abogado se refiere a una “ ‘actitud que se proyecta sobre el procedimiento y que afecta el buen funcionamiento y la administración de la justicia’ ”. P.R. Oil v. Dayco, 164 D.P.R. 486, 510-511 (2005). Véase H. Sánchez Martínez, Rebelde sin Costas, 4 (Núm. 2) Boletín Judicial 14 (1982).

De otra parte, la determinación de si una parte *821ha actuado o no con temeridad descansa en la sana discre-ción del tribunal. Por lo cual, los tribunales revisores inter-vendrán, únicamente, cuando surja de tal actuación un claro abuso de discreción. P.R. Oil v. Dayco, ante.

Reiteradamente hemos resuelto que no existe temeridad cuando lo que se plantea ante el tribunal de instancia son planteamientos complejos y novedosos que no han sido resueltos en nuestra jurisdicción. “Tampoco existe temeridad en aquellos casos en que el litigante actúa de acuerdo a la apreciación errónea de una cuestión de derecho y no hay precedentes establecidos sobre la cuestión, Cabanillas v. Gelpí, 65 D.P.R. 945, 949 (1946), o cuando existe alguna desavenencia honesta en cuanto a quién favorece el derecho aplicable a los hechos del caso”. Cándido, Inc. v. Universal Ins. Co., 141 D.P.R. 900, 936 (1996). Véanse: Elba A.B.M. v. U.P.R., ante; Santos Bermúdez v. Texaco P.R., Inc., 123 D.P.R. 351 (1989); Santaella Negrón v. Licari, 83 D.P.R. 887, 903-904 (1961).

Como hemos podido apreciar, el caso de autos presenta una cuestión novedosa que no había sido resuelta por este Tribunal anteriormente. Nunca habíamos determinado el alcance de nuestras expresiones en J.A.D.M. v. Centro Com. Plaza Carolina, ante, determinación que hemos te-nido la oportunidad de hacer hoy debido a la controversia surgida entre las partes de epígrafe. Por tal razón, deter-minamos que Supermercado Grande no incurrió en con-ducta que pueda ser considerada como temeraria. Por el contrario, su actuación en todo momento ha sido honesta y fundamentada en una controversia real. El hecho de que su interpretación del Derecho fuera errónea no acarrea, de por sí, la imposición de honorarios de abogado.

Por tal razón, resolvemos que actuó correctamente el foro de instancia al rehusar determinar que Supermercado Grande fue temerario en la tramitación del presente litigio.

*822V

En mérito de lo antes expuesto, se revoca la sentencia emitida en el presente caso por el Tribunal de Apelaciones y se reinstala la emitida por el Tribunal de Primera Instan-cia el 8 de abril de 2003.

Se dictará sentencia de conformidad.

La Juez Asociada Señora Rodríguez Rodríguez concu-rrió con el resultado sin opinión escrita.

Want us to email you occasionally with Legal Calculators news?

Make legal calculations with a single click of the mouse, instantly search and browse legal caselaw, and discuss current legal issues and topics. The Legal Calculators website is the perfect starting point for determining your legal rights.

Copyright © 2020 Legal Calculators. All rights reserved.